Diabetes mal controlada puede originar muchos otros males.

0
1872

Una diabetes mal controlada puede acarrear otras enfermedades como las de tipo vascular y neurológica, así como afecciones al riñón y problemas oculares, por lo que es importante que los pacientes diagnosticados con este mal se sometan a control médico, advirtieron voceros del Ministerio de Salud (Minsa).

El coordinador de la Estrategia de Enfermedadees No Transmisibles del Ministerio de Salud (Minsa), Aldo Tecse, informó en el año 2011 se registraron más de 50 mil casos de pacientes con diabetes mellitus, entre hombres y mujeres de 39 a 50 años, y más de 47 mil en mayores de 60 años, solo en los hospitales del Ministerio de Salud.

Explicó que las causas y síntomas que presentan los pacientes dependen del tipo de diabetes que padezcan, ya sea la tipo 1 -antiguamente llamada diabetes juvenil- que puede surgir a partir de los cuatro años de edad, y la tipo 2, que es la más frecuente y está relacionada con la obesidad.

También existe la diabetes gestacional, la cual -explica el especialista-, se presenta debido a que “durante el embarazo ocurre un cambio del metabolismo en el organismo en la madre gestante porque el feto utiliza la energía de la madre para alimentarse, lo que conlleva a la alteración de la insulina, provocando esta enfermedad, por lo que es recomendable llevar una dieta adecuada en el embarazo y evitar el sobrepeso”.

Indicó que en todos los casos es necesario evitar el sobrepeso, realizar ejercicio físico de forma regular, abandonar el tabaco y las bebidas alcohólicas; y seguir una dieta alimentaria sana, manteniendo un horario de las comidas.

Entre los principales síntomas de la diabetes se incluyen la orina frecuente, hambre inusual, sed excesiva, debilidad y cansancio, pérdida de peso, irritabilidad y cambios de ánimo, sensación de malestar en el estómago y vómitos, vista nublada, cortaduras y rasguños que no se curan, o que se curan muy lentamente y elevados niveles de azúcar en la sangre y en la orina

El galeno recomendó que las personas a partir de los 18 años deben, cada año, practicarse una prueba de glucosa en ayunas; y que los pacientes diagnosticados con Diabetes Mellitus deben continuar con su tratamiento y control, según indicación médica.

En caso de presentarse la hipoglucemia, descenso brusco del azúcar, hay que consumir azúcar (1 o 2 cucharadas) o galletas (de 3 a 5 unidades) o beber un vaso (150 ml) de alguna bebida que contenga hidratos de carbono de absorción rápida (zumos de frutas, cola, etc.).

Los síntomas suelen pasar entre los 5 y 10 minutos. Se recomienda también acudir al centro de salud más cercano.

Fuente: Andina