Malos policías serán separados de inmediato, advierte ministro del Interior

0
1176

El ministro del Interior, Óscar Valdés Dancuart, dijo hoy que está empeñado en devolverle a la Policía Nacional el “orden y la disciplina”, por lo que advirtió que cualquier agente que resulte involucrado en un acto de corrupción será pasado a retiro de inmediato.

“Nos encontramos realizando investigaciones continuamente. La población debe tener la seguridad de que el Ministerio del Interior está empeñado en sacar a los malos elementos que están cometiendo actos de corrupción”, sostuvo durante una visita inopinada a distintas sedes policiales de las provincias de Chiclayo y Lambayeque.

El titular del Interior constató la situación y necesidades de la División de Criminalística, la comisaría del Norte y la Sanidad Policial, en Chiclayo, así como la comisaría sectorial de Lambayeque.

Durante la inspección constató que la carencia principal de dichas dependencias es la falta de equipamiento tecnológico.

Señaló que el sector que dirige trabaja en una serie de proyectos de inversión para dotar a la Policía Nacional de la mejor tecnología en comunicaciones, informática, vehículos y otros implementos con los recursos que no se han gastado en gestiones anteriores.

Valdés Dancuart participó hoy en una reunión junto al presidente regional de Lambayeque, Humberto Acuña, congresistas elegidos por el departamento, alcaldes distritales y provinciales, con quienes abordó el tema de la seguridad ciudadana.

Luego de escuchar las demandas de cada una de las autoridades locales, el ministro del Interior encomendó al jefe de la Dirección Territorial de Policía de Lambayeque, Pedro Bailón Farfán, visitar todos los distritos de la región y trabajar de la mano con los alcaldes y la población, a fin de reducir los niveles de inseguridad.

Adelantó que en 60 días volverá a Chiclayo para verificar los avances obtenidos en el sector.

También dispuso que la Oficina Ejecutiva de Control de Drogas (OFECOD) inicie las gestiones correspondientes para entregar vehículos incautados al narcotráfico a las comisarías de las zonas más convulsionadas.