Farmacias y boticas privadas vende antimicrobianos sin receta médica

0
1218

El 62 por ciento de farmacias y boticas privadas del país vende sin receta medicinas que combaten virus y bacterias (antimicrobianos), lo que puede causar intoxicaciones, alergias y males cardiacos en el paciente, así como resistencia al medicamento.

La advertencia fue formulada por el jefe de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), Víctor Dongo Zegarra, quien citó los resultados de una investigación realizada por ese organismo durante 2010.

“De acuerdo con la información reunida por la Digemid durante 2010, el 62 por ciento de los establecimientos farmacéuticos privados vendió antimicrobianos sin receta médica, lo que pone en riesgo la salud de las personas”, afirmó el especialista.

Explicó que, de los antimicrobianos (o todos los medicamentos que sirvan para combatir virus, bacterias y demás males causados por microorganismos), los más usados son: amoxicilina, ciprofloxacino, cotrimoxazol, ampicilina y dicloxacilina.

Agregó que las principales causas que motivan su uso son el dolor de garganta y la diarrea, males cuyos tratamientos no requieren de la utilización de estos fármacos.

“También se emplean cuando se presentan infecciones de las vías urinarias, pese a que, necesariamente, se requiere de un análisis microbiológico previo para hacerlo.”

Dongo consideró que esta situación es preocupante porque los medicamentos, cuando son necesarios y se usan adecuadamente, pueden conferir beneficios a la salud y salvar vidas, pero su utilización inadecuada es muy peligrosa.

Uso innecesario

Dongo señaló que las estimaciones hechas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que el mayor consumo de antimicrobianos se asocia a cifras elevadas de resistencia, e indican que posiblemente la mitad del consumo total de antibióticos es innecesario.

“En Perú, los antimicrobianos de uso sistémico representan el 15 por ciento de los medicamentos con registro sanitario vigente.”

Datos

En el sector público, en promedio, el 46 por ciento de los pacientes que acuden a la consulta ambulatoria de un hospital recibe antimicrobianos; el 54 por ciento en los centros de salud y el 57 por ciento en los puestos de salud.

Se estima que el costo anual del uso indiscriminado de antimicrobianos y la resistencia bacteriana es de 4,000 millones a 5,000 millones de dólares en Estados Unidos, y de alrededor de 9,000 millones de euros en el Viejo Continente.