¿Planillas doradas en el Gobierno Regional Puno?

0
2629

Tanto el Titular del Pliego como el Pleno del Consejo Regional del Gobierno Regional de Puno, no están manejando adecuadamente de acuerdo a la normatividad vigente, sobre el pago de los asesores y consultores con fondos del PNUD.

Como antecedente señalamos que el Fondo de Apoyo Gerencial – FAG, fue creado en 1992 para facilitar la contratación de profesionales altamente capacitados y que la administración pública no estaba en condiciones de contratar por la baja oferta salarial. Se aplica en todos los ministerios En los Gobiernos Regionales se aplica desde el año 2003, en que les asignaba S/. 30 mil soles mensuales, monto que en marzo de 2007 fue incrementado a S/. 60 mil mensual para que estos mejoren su oferta salarial y consigan mejores profesionales. Los contratados que se efectúan por el FAG se renuevan cada seis meses y son por servicios no personales, no generando relación laboral entre el estado y el contratado. El Titular del Pliego, sea Ministro o Presidente Regional, es el único facultado para disponer la contratación de personal, renovar o dar concluido el contrato con el FAG; así también es quien fija la remuneración del contratado sin exceder el monto límite fijado en los lineamientos del FAG que es de S/. 12 mil soles mensuales. Las remuneraciones que se pagan por el FAG son dineros del tesoro público que se transfieren al Ministerio de Economía y Finanzas

La escala de remuneraciones que rige para consultores contratados en proyectos ejecutados con el apoyo del PNUD, fue establecida a partir de coordinaciones con la Agencia Peruana de Cooperación (APCI). Los honorarios han sido fijados en moneda local. Dicha escala considera cuatro niveles: FORMACION ACADEMICA, EXPERIENCIA, DESEMPEÑO EN PUESTOS GERENCIALES Y NIVELES DE SUPERVISION y además, la modalidad de contrato (tiempo completo o parcial).

En el Gobierno Regional de Puno, la facultad para contratar con fondos del PNUD, corresponde a Mauricio Rodríguez Rodríguez, como Titular del Pliego y posteriormente disponer su publicación en el portal de transparencia de la entidad, de acuerdo a Ley. Sin embargo, esto no fue cumplido como corresponde y existe responsabilidad; pues, los medios de comunicación, tanto escrita como televisiva y radial, han hecho público y ha tenido connotaciones nada agradables para la población que no estaba informada sobre el asunto. En algunos casos se ha contratado asesores y/o consultores de la Presidencia (Ronquillo, Loayza); y en otros casos se paga al Gerente General Regional (Alcides Huamani Peralta), a Directores Regionales Sectoriales (Comercio Exterior y Turismo y, Transportes y Comunicaciones) o simplemente a personajes sin ninguna responsabilidad directiva (Solórzano). Situación que ha traído confusión, desconcierto y hasta escándalo entre la ciudadanía que expresaba su malestar por los altos sueldos que se estaba pagando sin resultados positivos a favor de la Región Puno

Por otra parte, el Consejo Regional de Puno, ha citado a tres asesores y/o consultores pagados con fondos del PNUD, pues de acuerdo al literal k. del artículo 15º de la Ley Nº 27867 y modificatorias, es atribución del Consejo Regional el de “Fiscalizar la gestión y conducta pública de los funcionarios del Gobierno Regional y, dentro de ello, llevar a cabo investigaciones sobre cualquier asunto de interés público regional.” y de acuerdo al literal b) del artículo 11º del Reglamento Interno, aprobado por Ordenanza Regional Nº 008-2008-GRP-CRP, tiene la atribución de “Requerir (interpelar), aprobar o desaprobar (censurar) la gestión y actuación libremente de los funcionarios del Gobierno Regional: Gerencia General Regional, Gerencias Regionales, Directores Regionales Sectoriales, Directores de Proyectos Especiales y demás funcionarios de confianza del Gobierno Regional”. Este último cuando dice demás funcionarios, incluye a los dos asesores de la Presidencia que se consideran en el Cuadro para Asignación de Personal – CAP. Sin embargo, advertimos que esta atribución es para aquellos son tienen vínculo laboral con la entidad y los asesores y consultores pagados con fondos del PNUD, son por servicios no personales y no tienen ningún vínculo laboral y en consecuencia, no pueden se citados o requeridos por el Consejo Regional, pues es responsabilidad del Presidente Regional, como funcionario público.

En general, en casi todos los gobiernos regionales del país –con algunas excepciones, como es el caso de Lambayeque y otros- los altos sueldos que se pagan con el Fondo de Apoyo Gerencial – FAG no logra sus metas y la gestión de los Gobiernos Regionales no ha mejorado. Los sesenta mil soles mensuales del FAG que a través del PNUD reciben los gobiernos regionales para pagar sueldos debe ser reformulado pues se ha demostrado que no ha servido para hacer más eficiente la gestión y es fuente de “favoritismos y conflictos”; es decir, no han hecho buen uso del mismo pues en todo el país, las calificaciones de los profesionales de los contratados no se ajustan a lo que se requiere para mejorar la ejecución de los proyectos de inversión y obras que requiere la ciudadanía, proliferando más bien asesores que solo aconsejan, no firman y por tanto no tienen ninguna responsabilidad. Antes de contratar asesores y consultores, puede ser usado como un plus adicional a la remuneración que se debe pagar a profesionales que, comprobadamente sean altamente calificados y que antes que ejercer como asesores, deben formar parte de los órganos de línea (que son la razón de los gobiernos regionales) reforzando a la Gerencia General Regional o las gerencias de planificación de proyectos de inversión, de desarrollo económico o de infraestructura. Por otra parte, pagar solamente a algunos Directores Regionales Sectoriales y no por ejemplo a Directores Regionales Sectoriales que por su tamaño, son grandes y complejos (Educación, Salud y otros) donde existen conflictos permanentes pueden generar además sensación de marginación y desconfianza entre ellos, que no ayudan a generar el desarrollo regional en forma sostenida y sostenible de cara al bicentenario del país.

Fuente: Los Andes